Glaciares: un futuro incierto

Por Guillermo Alamino

El último derrame admitido por  Barrick Gold  es  uno  de los tantos atentados al  tanque de agua de los pueblos cordilleranos: la Cordillera de los Andes y sus glaciares.  La megaminería y el cambio climático amenazan la  supervivencia de cientos de comunidades del país, por la   desprotección de las nacientes de sus recursos hídricos.sanjuan-01-1200x800-1200x800

Argentina es uno de los Estados  con  mayor cantidad de kilómetros cuadrados  de glaciares del continente, debido a que concentra un  15% del total de los  glaciares de Sudamérica, y es  la segunda nación  luego de Chile en contener a las masas de hielo  sudamericanas, según el Inventario Nacional de Glaciares. “Los cuerpos de hielo constituyen componentes cruciales del sistema hidrológico de montaña y son reconocidos como “reservas estratégicas” de agua para las zonas bajas adyacentes y gran parte de la diagonal árida del país”, afirma aquel informe. Además, su existencia ha permitido el desarrollo del turismo por los magníficos paisajes y la agricultura en los sitios dependientes de ríos nivales.

Sin embargo, el Estado descuida aquellas provisiones de agua dulce  y prioriza los intereses del capital transnacional. Según la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Greenpeace y la Asociación de Abogados Ambientalistas existen más de 40 proyectos mineros en zonas glaciares y periglaciares, cuyos datos fueron obtenidos gracias a una documentación técnica del Ministerio de Ambiente de la Nación. “Esta información da cuenta de la gravedad de la situación de la protección de los glaciares en el país. Es fundamental que no se avance con ningún proyecto más; en particular aquellos próximos a iniciarse como Agua Rica en Catamarca y el Pachón, los Azules y Pascua-Lama en San Juan, hasta que el inventario se encuentre finalizado en todas sus etapas y se verifique que el proyecto no se realiza en zonas que deberían estar protegidas”, afirma Pía Marchegiani integrante de FARN.  A esto se suma, el nuevo caso de contaminación reconocido por Barrick en  donde se destruyó un ambiente periglaciar provocando drenaje ácido en el emprendimiento minero Lama. La Asamblea Jáchal No se Toca expresó en un  comunicado de prensa  queestá comprobado que las faenas de Barrick se realizan en zona glaciar y periglaciar violando la ley de glaciares” y reiteró su pedido de “cierre, remediación y prohibición”.

Por otro lado un  documento de Greenpeace titulado “Cambio Climático: futuro negro para los glaciares” indica quelas evaluaciones del IPCC(Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) muestran que la mayoría de los glaciares andinos tienden a desaparecer hacia el año 2100, mientras que los glaciares patagónicos continuarán existiendo hasta el siglo XXII”. Por eso las asambleas del país  defienden los hielos continentales, porque entienden el peligro inmenso que corren ante los intereses de las multinacionales y sus gobiernos, al que también se adiciona el calentamiento global.

El gobierno nacional continúa con las mismas acciones de siempre: inspecciones o denuncias ante la justicia, pero Barrick todavía sigue impune. En la provincia de San Juan, el gobernador Uñac dijo que podrían multar nuevamente a la compañía canadiense, pero el enorme daño ambiental realizado no se soluciona con una multa o apariciones mediáticas  simulando severidad. Estas problemáticas terminarán el día en que escuchen a la ciudadanía, y los funcionarios  dejen de ser marionetas del establishment o  grandes grupos empresariales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s